Llamar
93 479 11 67 - 655 510 229
Escríbenos un e-mail
arbrevermellprat@gmail.com
Horario de la tienda

De lunes a viernes

de 9:30h a 13:30h y de 16:30h a 20:30h

Sábado de 9:30h a 13:30h

Dirección

Carrer de Maurici Vilomara, 908820 El Prat de Llobregat

Carrer de Maurici Vilomara, 908820 El Prat de Llobregat

De lunes a viernes

de 9:30h a 13:30h y de 16:30h a 20:30h

Sábado de 9:30h a 13:30h

¿Te pesan las piernas?
· · Comentarios

¿Te pesan las piernas?

· · Comentarios

Aunque no lo creamos, el cuerpo humano es una máquina perfecta diseñada para la supervivencia y la adaptación al entorno. Tenemos unos sistemas de regulación que nos permite la supervivencia. Nuestro termostato interno regula la temperatura con mecanismos para adaptarnos al frío o al calor. Pero como toda máquina, con el paso del tiempo se deteriora, tiene averías, y hay que atenderla. 

Quién no ha escuchado a alguien decir “creo que va a llover porque me duelen las articulaciones”. Los cambios de temperatura, presión atmosférica y humedad nos afectan. Nos afectan más de lo que podemos pensar. Cuando sentimos malestar, como por ejemplo un simple dolor de cabeza, solemos tomar un analgésico y seguir con lo que estábamos haciendo. Pero, ¿alguna vez te has fijado que después de ese dolor de cabeza ha cambiado el tiempo bruscamente? O si eres mujer, ¿el dolor de cabeza que has sentido ha sido previo a la menstruación?

Este tema da para mucho. Pero hoy quiero centrarme en uno de las adaptaciones que realiza el cuerpo al llegar el verano.

El cuerpo humano tiene un sistema de regulación de la temperatura un tanto curioso: con el frío las venas se contraen y con el calor, se dilatan. Así de simple y complejo a la vez. 

Al llegar el calor intenso nuestras venas se dilatan más de lo habitual. Hasta aquí todo correcto. Debido al cambio podemos sentir síntomas que duran unos días (pesadez, cansancio), hasta que el cuerpo se acostumbra al ambiente y volvemos al estado “normal” una vez que nos hemos adaptado.

Peeeero (siempre hay un pero) hay personas que por circunstancias varias (edad, malos hábitos alimentarios, sedentarismo, temas hormonales) tardan más que otros en adaptarse al ambiente. Su flexibilidad venosa se ha visto alterada. Es ahí donde surge la sintomatología. 

Al no haber un buen retorno venoso nos encontramos con acumulación de líquidos en tobillos, y la sensación de pesadez y hormigueo en las piernas.

Para paliar los síntomas existen hierbas medicinales que nos pueden ayudar a estimular la circulación sanguínea y aportar flexibilidad a los vasos, como por ejemplo el castaño de indias o la centella asiática (entre otras). Las podemos tomar en infusión, o si nos es más cómodo en extracto o comprimidos.

Ideas para favorecer el retorno venoso

A la vez podemos actuar por vía externa, aplicando una crema para favorecer la circulación. Estas cremas suelen llevar mentol, limón, menta, romero... entre otros componentes, para refrescar y activar la circulación que se ha ralentizado debido a las altas temperaturas.

A parte de las ayudas que nos ofrece la naturaleza, nuestras acciones y hábitos pueden ayudar a mejorar los síntomas, como por ejemplo dormir con las piernas ligeramente elevadas, practicar deporte suave (activaremos el corazón, el motor que favorece el retorno venoso), hidratarnos bien, alimentarnos adecuadamente, o darnos baños de agua fría para estimular la circulación.

 

¡¡Os envío muchos ánimos para sobrellevar la ola de calor!!