Llamar
93 479 11 67 - 655 510 229
Escríbenos un e-mail
arbrevermellprat@gmail.com
Horario de la tienda

De lunes a viernes

de 9:30h a 13:30h y de 16:30h a 20:30h

Sábado de 9:30h a 13:30h

Dirección

Carrer de Maurici Vilomara, 908820 El Prat de Llobregat

Carrer de Maurici Vilomara, 908820 El Prat de Llobregat

De lunes a viernes

de 9:30h a 13:30h y de 16:30h a 20:30h

Sábado de 9:30h a 13:30h

El arte de infusionar (I)
· · · 2 comentarios

El arte de infusionar (I)

· · · 2 comentarios

Infusionar es un arte. Y sino que se lo pregunten a los japoneses y sus ceremonias del té. En este artículo dejaremos la ritualización a un lado, y nos centraremos en qué ocurre cuando infusionas una hierba para así entender su proceso... ¿Te animas a descubrirlo?

Muchas veces me preguntan cuál es la manera ideal de infusionar una determinada hierba, o los preparados específicos. 

Esta pregunta es más difícil de responder de lo que en apariencia parece. Para aproximarnos a entender el misterio de los tiempos de cocción, vamos a recurrir a nuestra amiga la biología.

Levanta la mano si en el "insti" dibujaste las células de la piel de una cebolla después de verlas a través del microscopio. Lo recuerdas? A continuación añado una imagen para refrescarte la memoria! :)

Las células vegetales se diferencian de las células animales porque a parte de tener membrana celular (o el límite que divide una célula de otra), también tienen una pared celular (de ahí que podamos apreciar el perímetro de la célula con facilidad). Esta pared está compuesta por varias sustancias, entre ellas celulosa y a veces también lignina (sustancia que aporta dureza a la estructura que así lo requiere).

Y ahora estarás pensando… ¿qué *** tiene que ver esto de la estructura con querer preparar una tisana? Yo te lo explico a continuación:

Cuando preparamos una infusión, lo que queremos es que las propiedades de la planta pasen al agua y para ello necesitamos “romper” las paredes celulares para que todo lo bueno que guardan las células en su interior pase al agua que vamos a beber.

Y para ello nuestro aliado será el CALOR! El agua caliente ayuda a que las paredes celulares se debiliten y se rompan, y de esa forma las propiedades de la planta formarán parte de la bebida que estamos preparando.

Hasta aquí el por qué del uso del calor... pero cuánto calor necesita cada hierba?

Pues aquí surge otra de las complicaciones: DEPENDE! Nos podemos guiar por una premisa: cuánto más dura veáis la planta, más tiempo de cocción necesitará.

Por ejemplo, una hoja necesitará menos tiempo que una raíz, pero más tiempo que unos pétalos de flor (este apartado lo desarrollaremos en otro artículo).

Ahora podría añadir una tabla, como las hay en muchos libros de fitoterapia sobre tiempos de cocción (tablas que varían ligeramente de un autor a otro, aunque todos mantienen la relación de mayor tiempo a estructuras más duras), pero prefiero que activéis la pestaña del sentido común, esa que nos hace razonar y pensar cuando nos encontramos frente a una duda. 

En el caso de la mezcla de plantas se nos complica un poco el tema. Puede que en un mismo mejunje encontremos flores, hojas, raíces... Entonces tendremos que hacer una media sabiendo que no conseguiremos el 100% de propiedades, pero tendremos un poquito de cada una, que con su sinergia seguro nos aportará bienestar.

En este caso podemos jugar con el tiempo de reposo (el tiempo que la planta está en contacto con el agua antes de filtrarla para beberla). A más tiempo, el agua quedará más concentrada. Su sabor será mucho más intenso (no nos engañemos, hasta puede ser "duro" de tomar). Como decía uno de mis maestros, una infusión terapéutica no es una experiencia con sabor agradable, te tiene que motivar el bien que te va a aportar al consumirla.

Peeeeero... (y esto es opinión personal), creo firmemente en que las acciones de autocuidado deber de resultar experiencias agradables. Si no es así, las dejaremos de lado, y el autocuidado es algo que no debemos abandonar.

Por lo tanto, si crees que una tisana te va a sentar muy bien y va a ser beneficiosa para tu estado actual, pero su sabor resulta ser tan desagradable que no lo vas a tomar, es mejor adaptar los tiempos (más o menos tiempo de cocción y de reposo) para encontrar ese punto en el que vas a ser capaz de consumirla regularmente.

Y dicho esto, para despedirme, me gustaría saber un poco de ti, bonit@ lector/a.

¿Te gustan las infusiones? ¿Consumes habitualmente?

Espero tus comentarios!!

Hasta la próxima!